La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) está definida como la forma de hacer negocios basados en principios éticos y conforme a lo establecido por la ley. Este término ha tomado relevancia en diferentes escenarios organizacionales durante los últimos años, tanto así que organizaciones como Global Compact Network Colombia han asegurado que agregan valor aquellas empresas que gestionan la RSE.

El objetivo principal que busca la Responsabilidad Social Empresarial es impactar de forma positiva en las diferentes áreas con los que cuenta una empresa a la sociedad y a sus colaboradores. Tal objetivo no puede trabajarse sólo con algunos departamentos de la organización sino que debe ser un trabajo de todos guiado por el comunicador organizacional, quien apoya, vigila, comunica y monitorea el plan de Responsabilidad Social Empresarial. Es por ello que la gestión y la postura ética que asuma el profesional garantizarán éxitos durante su gestión y a lo largo del tiempo.

La Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom) mencionó al respecto: “La responsabilidad es un elemento esencial de la empresa y debe llegar a formar parte de su propio ADN. Sólo las empresas realmente concienciadas del papel estratégico de la sostenibilidad permanecerán a largo plazo, porque sólo ellas serán capaces de establecer con la sociedad una relación simbiótica que aporte valor a ambas partes.”

Cabe aclarar que, gestionar la Responsabilidad Social Empresarial no se puede confundir con actividades de filantropía. La RSE, debe gestionarse desde el compromiso que tiene la empresa con sus diferentes públicos, bien sean internos o externos.

En Colombia, existe tan solo una norma que regula el tema de Responsabilidad Social Empresarial, se trata de la Norma ISO 26000 establecida por la Organización Internacional para la Estandarización, esta norma no es obligatoria para las empresas, es decir, por ser de carácter opcional muchas empresas dejan a un lado este compromiso.

Esta entidad define la norma como: “Norma internacional ISO que ofrece guía en RS. Está diseñada para ser utilizada por organizaciones de todo tipo, tanto en los sectores público como privado, en los países desarrollados y en desarrollo, así como en las economías en transición. La norma les ayudará en su esfuerzo por operar de la manera socialmente responsable que la sociedad exige cada vez más.

Dentro de la Norma se miran aspectos como: la gobernanza de la organización, derechos humanos, prácticas laborales, medio ambiente, prácticas justas de operación, asuntos de consumidores y participación activa de la comunidad. Accionar en cada uno de estos aspectos garantiza a la empresa su compromiso con el medio ambiente, la sociedad y la economía; así mismo genera valor a la empresa, un atributo intangible deseado por cualquier empresa.

Un ejemplo de Responsabilidad Social Empresarial es Homecenter, programa que “Desarrolla e implementa programas sociales de alto impacto  que  generan un valor agregado a los grupos de interés con los que interactúa la compañía (Accionistas, Empleados, Clientes, Proveedores, Medio Ambiente, Gobierno y Comunidad).  Más allá del cumplimiento estricto de la ley, busca garantizar un equilibrio entre lo filantrópico y lo económico, además de  la sostenibilidad, vinculación y sensibilización de sus empleados y el reconocimiento por parte de sus clientes”.  Ver más

Pese al anterior ejemplo de compromiso social, muchas empresas creen que la tarea de la responsabilidad social es para grandes empresas, equívoco constante entre empresarios del país. He aquí el falso pensar de las pequeñas empresas cuando aseguran que por ser pequeñas no representan daño alguno al medio ambiente, la sociedad y la economía.  En otras ocasiones el desconocimiento de estos temas las hace caer en errores de gestión de la responsabilidad social.


Es hora que las pequeñas empresas comiencen a pensar y actuar estratégicamente. En la actualidad, el mercado le da un alto valor agregado a aquellas organizaciones que estén comprometidas con la RSE y reflejen comportamientos éticos y transparentes.  Las pymes que trabajan en Responsabilidad Social Empresarial reciben como beneficio un alto valor competitivo y notoriedad en la sociedad.

¿Cómo empezar? Aquí te damos unos consejos